¿QUÉ ES EL TOC?

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) es una condición de la salud mental con tres características principales: Las personas que padecen de este trastorno experimentan pensamientos involuntarios, irracionales, y repetitivos, llamados obsesiones. Estos pensamientos generan ansiedad, angustia y miedo en el paciente, quien se ve compelido a realizar acciones compulsivas, en su intento por neutralizar las sensaciones desagradables asociadas a las obsesiones. El ciclo de obsesiones y compulsiones requiere mucho tiempo diario e inhibe la realización de actividades importantes para la persona.

Aquí es una manera de imaginar lo que se puede sentir como tener TOC:

Imagine que la mente se atasca en un determinado pensamiento o en una imagen específica…

Ese pensamiento se repite en la mente una y otra vez, independientemente de lo que haga…

Usted no quiere pensar así… se siente como una avalancha…

Y con estos pensamientos vienen sentimientos intensos de ansiedad…

La ansiedad es el sistema de alerta de su cerebro. Cuando usted se siente ansiosa o ansioso, se siente en peligro. La ansiedad es una emoción que le exige a usted que responda, que reaccione, que se proteja, que haga algo…

En realidad, tal vez reconozcamos que el miedo no tiene sentido y no es lógico. Sin embargo, se siente muy real, intenso, y verdadero…

¿Por qué su mente le engañaría?

¿Por qué tendría sentimientos si no fueran verdaderos?

Los sentimientos no mienten…

Desafortunadamente, si usted tiene TOC, sí engañan los sentimientos. Si usted padece de TOC, el sistema de alerta en su cerebro no está funcionando correctamente. Su cerebro le indica que está en peligro, cuando realmente no lo está.

Cuando los científicos comparan imágenes de los cerebros de grupos de pacientes con TOC con las de individuos que no padecen de TOC, pueden ver que en promedio hay áreas del cerebro que son diferentes.

Quienes se sienten torturados con este trastorno están intentando desesperadamente escapar de esa ansiedad paralizante e interminable.

¿CÓMO SE SABE SI TENGO TOC?

Sólo los terapeutas calificados pueden diagnosticar TOC.

Buscaran tres características:

  1. La persona tiene obsesiones.
  2. Él o ella hace acciones compulsivas.
  3. Las obsesiones y compulsiones requieren mucho tiempo e inhiben la realización de actividades importantes para la persona, como el trabajo, estudio, etcétera.

Obsesiones:

  • Pensamientos, imágenes, o impulsos que ocurren una y otra vez y están fuera de su control.
  • La persona no quiere tener esas ideas.
  • Son inquietantes y no deseados, y usualmente la persona sabe que no tienen sentido.
  • Generan una sensación incómoda, por ejemplo miedo, indignación, duda, o una sensación de que las cosas tienen que hacerse de una manera “correcta”.
  • Requieren mucho tiempo e impiden la realización de actividades importantes para la persona, como el trabajo, estudio, etc.

Lo que no son obsesiones:

  • Es normal tener pensamientos ocasionales de enfermedad o acerca de la seguridad de nuestros seres amados.

Compulsiones:

  • Acciones o pensamientos repetitivos con los que una persona intenta neutralizar, contrarrestar, o quitar las obsesiones.
  • Los sujetos que padecen del TOC se dan cuenta de que es una solución temporal, pero sin una mejor manera de ingeniárselas, dependen de la compulsión como un escape temporal.
  • También pueden incluir la evitación de situaciones que evocan las obsesiones.
  • Requieren mucho tiempo e inhiben la realización de actividades importantes para la persona (como socializar, trabajar, ir a la escuela, etc.).

Lo que no son compulsiones:

  • No todas las acciones repetitivas o los rituales son compulsiones. Las rutinas antes de dormir, prácticas religiosas, y aprender algo nuevo requieren repetir una actividad múltiples veces, pero estas acciones favorecen la vida diaria.
  • El comportamiento es acorde al contexto: Arreglar y organizar DVDs durante ocho horas por día no es una compulsión si la persona trabaja en una tienda de videos.

Las Obsesiones Comunes en el TOC [1]

Contaminación

  • Fluidos corporales (Ejemplos: orina, heces)
  • Bacterias/ enfermedades (Ejemplos: Herpes, VIH)
  • Contaminantes ambientales (Ejemplos: amianto, radiación)
  • Químicos de la casa (Ejemplos: productos de limpieza, solventes)
  • Suciedad

Perder el Control

  • Miedo de dañarse
  • Miedo de dañar a otros
  • Miedo de imágenes violentas en su mente
  • Miedo de insultar o usar palabras malas
  • Miedo de robar

Perfeccionismo

  • Preocupación con la simetría o exactitud
  • Preocupación con la necesidad de saber o recordar
  • Miedo de perder u olvidar información importante al tirar algo
  • Incapacidad de decidir si guardar o descartar ciertas cosas
  • Miedo de perder las cosas

Daño

  • Miedo de ser responsable de una acción terrible

(Ejemplos: incendio provocado, robo)

  • Miedo de dañar a otros por no ser lo suficientemente cuidadoso

(Ejemplo: dejar caer algo en el suelo que pueda ocasionar que alguien se resbale y se lastime)

Pensamientos Sexuales No Deseados

  • Pensamientos o imágenes sexuales, perversas, o prohibidas
  • Impulsos sexuales, perversos, o prohibidos
  • Obsesiones acerca de la homosexualidad
  • Obsesiones sexuales que involucren niños o incesto
  • Obsesiones de comportamientos sexuales agresivos hacia otra gente

Obsesiones Religiosas

(Conocido como “Scrupulosity” o escrupulosidad)

  • Preocupación por ofender a Dios o blasfemar
  • Preocupación excesiva por la moralidad

Otras Obsesiones

  • Preocupación por contraer una enfermedad (no por contaminación)
  • Ideas supersticiosas de números de suerte o ciertos colores

Las Compulsiones Comunes en el TOC

Limpiar y Lavar

  • Lavarse las manos demasiado o de una manera específica
  • Rutina de baño, lavado de dientes, o acicalado excesivo
  • Limpiar los objetos de la casa demasiado
  • Hacer algo para prevenir el contacto con los contaminantes

Revisar

  • Revisar que no ha dañado/no dañará a otra gente
  • Revisar que no se ha dañado/no se dañará a si mismo
  • Revisar que nada terrible haya pasado
  • Revisar que no ha cometido un error
  • Revisar aspectos de la condición física o del cuerpo

Repetir

  • Volver a leer o escribir
  • Repetir actividades rutinarias (Ejemplos: entrar o salir de cuartos, pararse o sentarse en sillas)
  • Repetir movimientos del cuerpo (Ejemplos: tocar algo, parpadear)
  • Repetir las actividades en múltiplos (Ejemplos: hacer algo tres veces porque el numero tres es un numero “bueno, correcto, o seguro”)

Compulsiones Mentales

  • Revisión mental de eventos para prevenir daño (a otra gente, a si mismo, para prevenir consecuencias terribles)
  • Rezar para prevenir daño (a si mismo, a otra gente, para prevenir consecuencias terribles)
  • Contar durante una acción para terminar en un número “bueno, correcto, o seguro”
  • Cancelar, deshacer, o borrar (Ejemplos: sustituir una “mala” palabra por una “buena” para borrarla)

Otras Compulsiones

  • Coleccionar cosas que resultan en mucho desorden (conocido como “acaparamiento” o “hoarding”)
  • Organizar y arreglar las cosas hasta que se “siente correcto”
  • Decir, preguntar, o confesar para recibir un consuelo (o reaseguro).
  • Evitar situaciones que pueden evocar las obsesiones

¿QUIÉN TIENE TOC?

¿Es común el TOC?

Las estadísticas más confiables estiman que 1 de cada 100 adultos — o entre 2 y 3 millones de adultos en Los Estados Unidos — tiene TOC actualmente.1 Éste es aproximadamente el mismo número de gente que vive en la ciudad de Houston, Texas.

También hay al menos 1 en 200 — o 500,000 — niños y adolescentes que tiene TOC, casi el mismo número de niños que tiene diabetes. Esto significa que es probable que 4 o 5 niños con TOC estén inscriptos en cualquier escuela primaria común (de tamaño promedio). En una escuela secundaria de tamaño mediano o grande, podría haber hasta 20 estudiantes luchando contra los desafíos del TOC.

El TOC afecta a hombres, mujeres y niños de todas las razas y orígenes por igual.

¿A qué edad empieza el TOC?

El TOC puede empezar en cualquier momento, desde la edad pre-escolar hasta la adultez. Aunque el TOC puede ocurrir en la niñez, en general hay dos rangos de edad prevalente en que el TOC aparece por primera vez. El primer rango es entre los 10 y 12 años de edad y el segundo es entre los últimos años de la adolescencia y los primeros años de la adultez.

¿QUÉ CAUSA EL TOC? 

¿Qué causa el TOC?

Todavía no sabemos la causa o las causas exactas de TOC, pero las investigaciones sugieren que las diferencias en el cerebro y los genes de las personas afectadas pueden tener un papel.

¿Es el TOC un trastorno del cerebro?

Las investigaciones sugieren que el TOC involucra problemas en la comunicación entre la porción frontal del cerebro y las estructuras más profundas. Estas estructuras cerebrales usan un mensajero químico llamado serotonina. Estudios por imágenes del cerebro demuestran que la terapia farmacológica con inhibidores de la recaptación de serotonina o la terapia cognitivo- conductual (TCC), modulan positivamente los circuitos cerebrales involucrados en el TOC.

¿Es heredado el TOC?

Las investigaciones indican que el TOC se presenta en las familias, y que los genes probablemente tienen un rol en el desarrollo del trastorno. Los genes, sin embargo, sólo parecen ser parcialmente responsables de la causa del trastorno. Nadie sabe qué otros factores pueden estar asimismo involucrados. Quizás una enfermedad o el estrés cotidiano pueden inducir la actividad de los genes asociados con los síntomas del TOC.

Algunos expertos creen que el TOC que comienza en la niñez puede ser diferente del TOC que empieza en los adultos. Por ejemplo, una reseña reciente de estudios en gemelos ha mostrado que los genes tienen un rol más importante cuando el TOC empieza en la niñez (45%-65%) que cuando comienza en la adultez (27%-47%).

No hay pruebas de laboratorio o estudios por imágenes del cerebro que puedan diagnosticar TOC. El diagnóstico se basa en la observación y evaluación clínica de los síntomas de la persona por profesionales calificados de la salud mental.

¿CÓMO SE TRATA EL TOC?

Resumen

  • Tratamiento para la mayoría de gente con TOC debe involucrar Exposición y Prevención de la Respuesta (EPR) y/o medicamentos.
  • La mayoría de las personas con TOC (alrededor de 7 de cada 10) se beneficiará de ERP o medicamentos.

¿Qué es Exposición y Prevención de la Respuesta (EPR)?

La psicoterapia tradicional (o terapia del habla) intenta mejorar la condición psicopatológica ayudando al paciente a desarrollar el “insight” (el conocimiento) en relación a sus problemas. Aunque este abordaje tradicional de la psicoterapia puede — en algún punto — beneficiar al paciente en su recuperación, es importante que las personas con TOC prueben la terapia cognitivo-conductual (TCC) primero, ya que es el tipo de tratamiento que ha demostrado ser el más efectivo.

La TCC consiste en un gran grupo de estrategias terapéuticas. La estrategia más importante de la TCC para el tratamiento del TOC se llama Exposición y Prevención de la Respuesta (EPR). “Exposición” refiere a la confrontación de los pensamientos, imágenes, objetos, y situaciones a partir de los cuales el paciente se pone ansioso. Al principio, esto no parece correcto. Probablemente ha confrontado estas cosas muchas veces, con el resultado de sentirse ansioso cada vez. Es importante recordar que debe hacer la segunda parte del tratamiento también – “Prevención de la Respuesta.” Cuando el paciente toma contacto con la cosa que lo pone ansioso, podrá escoger no hacer la acción compulsiva. Otra vez, esto puede no parecerle correcto. Quizás ha intentado parar las acciones compulsivas varias veces antes, para sólo ver empeorar la ansiedad. Este último punto es la clave — tiene que continuar con la dedicación de no hacer la acción compulsiva hasta que se note una reducción en la ansiedad. De hecho, es mejor si se dedica a eliminar totalmente la acción compulsiva. La bajada en la ansiedad que experimenta cuando está expuesto y cuando previene la respuesta compulsiva, se llama “habituación.” Tal vez es una idea nueva para alguien con TOC — que la ansiedad puede reducirse si contacta con las cosas que teme y no hace la acción compulsiva.

Otra Manera de Pensar en la EPR

Si piensa en la ansiedad como una especie de información, ¿qué tipo de información le está dando cuando está presente? Que usted está en peligro — o mejor dicho, que hay una posibilidad de que esté en peligro. “La posibilidad” de peligro es importante de considerar aquí. La experiencia de la ansiedad no se siente como una “posibilidad,” se siente como una verdad: “Estoy en peligro.” Éste es uno de los aspectos más crueles de este trastorno. Asume el control de su sistema de alerta, un sistema que sirve para protegerse. Cuando confronta un peligro verdadero, como cruzar la calle y ver a un camión acercándose rápidamente, su cerebro emite información de que está en peligro, a través de la ansiedad. La ansiedad crea una motivación para hacer algo para protegerse. Estas acciones pueden salvar su vida (¡moverse del camino del camión!).

Desafortunadamente con el TOC, ¡su cerebro le comunica que está en peligro todo el tiempo! También en las situaciones en las que se “sabe” que no es probable que algo malo suceda. Ahora, considere sus acciones compulsivas como su intención de mantenerse seguro frente a estas “posibilidades” de peligro. ¿Qué le comunica a su cerebro cuando intenta protegerse? Que podría estar en peligro. En otras palabras, su comportamiento compulsivo exacerba la parte de su cerebro que emite demasiados signos de peligro falso. Para reducir su ansiedad y sus compulsiones, tiene que parar el comportamiento compulsivo. ¿Cuál es el riesgo de no protegerse? Se siente como si estuviera escogiendo ponerse en peligro. La EPR altera su TOC y altera su cerebro porque permite descubrir si realmente estaba en peligro o no.

MEDICINAS PARA EL TOC [2]

¿Qué medicinas ayudan a combatir el

La mayoría de las medicinas que ayudan con el TOC son conocidas como antidepresivos. Ocho de estas medicinas funcionaron bien en los estudios:

  • Fluvoxamine (Luvox®)
  • Sertraline (Zoloft®)
  • Citalopram (Celexa®)
  • Escitalopram (Lexapro®)
  • Fluoxetine (Prozac®)
  • Paroxetine (Paxil®)
  • Clomipramine (Anafranil®)
  • Venlafaxine (Effexor®)

¿Han sido comprobadas estas medicinas?

Anafranil es el antidepresivo que ha estado más tiempo en el mercado y es el que más ha sido estudiado. Hay más y más evidencia de que las otras medicaciones también son efectivas. Además de estas medicinas tan estudiadas, hay cientos de casos de otras medicinas que ayudan. Por ejemplo, duloxetine (Cymbalta®) ha ayudado a algunos pacientes con TOC, que no han respondido a las otras medicinas. Aparentemente, para la mayoría de la gente, se requieren dosis altas de estas medicaciones para que funcionen. Los estudios actuales sugieren que serían necesarias las siguientes dosis:

  • Fluvoxamine (Luvox®) – hasta 300 mg/día
  • Sertraline (Zoloft®) – hasta 200 mg/día
  • Citalopram (Celexa®) – hasta 80 mg/día
  • Escitalopram (Lexapro®) – hasta 40 mg/día
  • Fluoxetine (Prozac®) – 40-80 mg/día
  • Paroxetine (Paxil®) – 40-60 mg/día
  • Clomipramine (Anafranil®) – hasta 250 mg/día
  • Venlafaxine (Effexor®) – hasta 375 mg/día

¿Cómo funcionan estas medicinas?

Todavía no es muy claro por qué estas medicinas particulares ayudan con el TOC. Sabemos que cada una de estas medicinas afecta un químico específico en el cerebro llamado serotonina. La serotonina es usada por el cerebro como un mensajero entre los partes diferentes. Si su cerebro no tiene suficiente serotonina, su cerebro no está funcionando bien. Añadir estas medicinas a su sistema puede ayudar a estimular la serotonina y mejorar el funcionamiento de su cerebro.

¿Hay efectos secundarios?

Cada una de estas medicinas tiene efectos secundarios. La mayoría de los pacientes experimenta uno o más efectos secundarios. El paciente y el médico deben sopesar los beneficios y los efectos secundarios de la medicación. Es importante que el paciente sea abierto a los problemas que puede causar la medicina. A veces una modificación en la dosis o un cambio en el horario en que lo toma es todo lo que se requiere para mejorar los problemas.

¿Quién no debe tomar éstas medicinas?

  • Las mujeres embarazadas y mujeres que están amamantando. Si el TOC severo no se puede controlar con algún otro método (como la EPR), estas medicinas parecieran ser seguras. Muchas mujeres embarazadas las han tomado sin dificultad. Algunas pacientes con TOC usan el tratamiento de EPR para disminuir el uso de medicina durante el primer y último trimestre del embarazo.
  • Los pacientes de la tercera edad deben evitar Anafranil como primera opción, porque tiene efectos secundarios que pueden interferir con el pensar y pueden causar confusión o empeorarla.
  • Los pacientes con problemas cardíacos deben tomar precaución especialmente con Anafranil.

¿Debo tomar estas medicinas sólo cuando me siento estresado?

No. Esto es un error común. Estas medicinas deben tomarse diariamente. No son las medicinas típicas de anti-ansiedad (que se utilizan cuando se siente alterado o ansioso). Es mejor no perder ni una dosis si es posible, pero a veces una dosis perdida es recetada por el médico para ayudar a manejar los efectos secundarios.

¿Y si siento que he fracasado porque necesito una medicina para ayudarme?

Una manera de pensar en el uso de medicación para el TOC es comparar su enfermedad con un trastorno médico, como la diabetes. El TOC es un trastorno del cerebro y una enfermedad médica. Así como un diabético necesita insulina para vivir una vida normal, algunos pacientes con TOC necesitan medicina para funcionar normalmente.

¿Cuánto tiempo requieren las medicinas para funcionar?

Es importante no dejar de tomar una medicina hasta que la haya tomado tal como fue recetada, durante 10 a 12 semanas. Muchos pacientes no sienten los efectos positivos durante las primeras semanas de tratamiento, pero después mejoran muchísimo.

El problema principal de usar únicamente la medicación para tratar el TOC es que es posible que usted no sepa si las medicinas están funcionando si no hace el tratamiento de TCC. Alguna gente tiene una respuesta positiva a la medicina sin TCC / EPR, pero la mayoría de los pacientes pueden mejorar y no saber si su TOC se ha convertido en un hábito o un estilo de vida. Una manera de pensarlo es el hecho de que la medicina puede ayudar a corregir el problema químico o neurológico en el cerebro, pero hace falta terapia de comportamiento para ayudar a corregir las acciones que se han arraigado al estilo de vida. Por lo tanto, está recomendado que todos los pacientes con TOC reciban TCC / EPR, y la mayoría de los pacientes utilicen una combinación de TCC / EPR y medicación. Esto maximiza la posibilidad de una buena respuesta. La mayoría de los expertos de TOC que tratan muchos pacientes estarían de acuerdo con este método.

¿Necesito otros tratamientos aparte de las medicinas?

La mayoría de psiquiatras y terapeutas de TOC creen que combinar el tratamiento de comportamiento, que consiste en la Exposición y Prevención de la Respuesta, junto con la medicina es el método más efectivo.

¿Cómo puedo recibir estas medicinas si no me alcanza el dinero?

Los laboratorios entregan muestras gratis de algunas medicinas a los médicos. Los médicos ofrecen estas muestras a los pacientes que no pueden pagar el costo de las medicinas. La mayoría de los laboratorios también tienen programas que ayudan a los pacientes a recibir éstas y otras medicinas gratis o a un costo reducido. Para más información, visite: www.pparx.org.

¿Cuán efectivos son los tratamientos para el TOC?

El mejor tratamiento para la mayoría de las personas con TOC debería incluir al menos uno de los cuatro siguientes elementos: una intervención de TCC conocida como Exposición y Prevención de la Respuesta (EPR), un terapeuta calificado, terapia farmacológica, y el apoyo familiar junto con una psicoeducación adecuada.

La mayoría de las investigaciones muestran que, en promedio, al rededor del 70% de los pacientes con TOC se beneficiarán con la terapia cognitivo conductual (TCC) y/o el tratamiento farmacológico. Los pacientes que responden a la medicación usualmente muestran una reducción de síntomas de entre el 40% y el 60%, mientras que los que responden a la TCC habitualmente muestran un porcentaje de entre el 60% y el 80% en la reducción de los síntomas del TOC.

Sin embargo, los pacientes deben tomar la medicación regularmente y participar activamente en la TCC para que los tratamientos funcionen. Desafortunadamente, los estudios muestran que al menos un 25% de los pacientes con TOC se niega a la TCC, y aproximadamente la mitad de los pacientes descontinúan la toma de los medicamentos debido a los efectos secundarios o por otras razones.

¿Cuáles son los obstáculos comunes en el tratamiento eficaz?

Las investigaciones han descubierto que se tarda entre 14 y 17 años desde que empieza el TOC para obtener el tratamiento apropiado.

  • Algunas personas deciden esconder sus síntomas, frecuentemente por vergüenza o miedo de ser estigmatizadas. Por eso, mucha gente con TOC no busca ayuda de un profesional hasta muchos años después del comienzo de sus síntomas.
  • Hasta hace no mucho tiempo atrás, había menos conciencia pública acerca del TOC, por lo cual mucha gente no sabía que sus síntomas representaban una enfermedad que podía ser tratada.
  • La falta de capacitación adecuada por parte de algunos profesionales de la salud, a menudo resulta en un diagnóstico equivocado. Algunos pacientes con síntomas de TOC visitarán varios médicos y pasarán varios años en tratamientos no específicos antes de recibir un diagnóstico correcto.
  • Hay dificultad para encontrar un terapeuta local que pueda tratar el TOC efectivamente.
  • Muchas personas no son capaz de poder pagar por el tratamiento apropiado.

LAS FAMILIAS Y EL TOC [3]

Si un miembro de su familia tiene TOC, probablemente ha preguntado: “¿Qué puedo hacer para ayudar?” Debajo encontrará algunas medidas que usted puede tomar:

1. Aprenda del TOC

La educación es el primer paso. Entre más aprende, más puede ayudar a la persona con TOC. Usted puede:

  • Leer los libros sobre TOC
  • Afiliarse a la International OCD Foundation y viajar a su Conferencia Anual
  • Asistir a los grupos de apoyo
  • Investigar en el Internet sobre otros recursos

2. Aprenda a reconocer y reducir los “comportamientos familiares de acomodamiento”

Los comportamientos familiares de acomodamiento consisten en acciones específicas que lleva a cabo la familia para habilitar los síntomas del TOC. Las familias están constantemente afectadas por las demandas del TOC. Las investigaciones demuestran que el modo en que la familia reacciona al TOC puede estimular los síntomas del mismo. Cuanto más pueda aprender la familia acerca de sus reacciones al TOC y el impacto que estas tienen en la persona con TOC, ¡más poder tendrá para hacer una diferencia! Debajo se pueden leer algunos ejemplos de estos comportamientos problemáticos:

  • Participar en el comportamiento: Usted participa en el comportamiento TOC de su familiar.

Ejemplo: Lavar sus manos cuando ve a ese familiar lavarse las manos.

  • Ayudar a evitar: Ayudar a su familiar a evitar las cosas que le afecta.

Ejemplo: lavarles la ropa para que la persona se asegure de que es lavada “correctamente”.

  • Ayudar con el comportamiento: Hacer algo por su familiar que le permite llevar adelante los comportamientos del TOC.

Ejemplo: Comprar enormes cantidades de productos de limpieza para él o ella.

  • Hacer cambios en la rutina familiar

Ejemplo: Cambiar la hora en la que usted se ducha o en la que usted se cambia la ropa.

  • Tomar más responsabilidades

Ejemplo: Modificar su agenda para conducir a su familiar a un lugar cuando lo podría hacer él o ella mismo.

  • Hacer cambios en sus actividades recreativas

Ejemplo: Su familiar no permite que salga de casa sin él o ella. Esto afecta su interés en el cine, las cenas, su tiempo con amigos, etc.

  • Hacer cambios en su trabajo

Ejemplo: Reducir sus horas de trabajo para cuidar a su familiar.

3. Ayude a su familiar a buscar el tratamiento apropiado

El mejor tratamiento usualmente incluye medicación, terapia cognitivo-conductual (TCC)/exposición y prevención de la respuesta (EPR), educación y apoyo de la familia.

4. Aprenda cómo responder si su familiar rechaza el tratamiento

  • Lleve libros, videos, y audio sobre TOC a casa. Ofrezca la información a su familiar con TOC o déjela (estratégicamente) en algún lugar para que la pueda leer/ver/oír cuando quiera.
  • De ánimo. Dígale a la persona que con el tratamiento apropiado mucha gente obtiene una reducción significativa de los síntomas. Dígale que existe la ayuda y que hay otra gente con los mismos problemas. Sugiera que la persona con TOC asista a un grupo de apoyo con usted o por sí mismo, que hable con alguien que padezca de TOC a través de grupos de apoyo online, o que hable con un profesional (en alguna clínica local especializada).
  • Busque apoyo y ayúdese a si mismo. Busque consejo o apoyo profesional de alguien que sepa de TOC y hable con otros miembros de la familia para que puedan compartir sus sentimientos de enojo, tristeza, vergüenza, culpa, y aislamiento.
  • Asista a un grupo de apoyo. Converse sobre las maneras en que otras familias lidian con los síntomas y busque consejos sobre cómo lidiar con el TOC de su familiar. 

LOS JÓVENES Y EL TOC [4]

¿Cómo es la vida para los adolescentes y niños que tienen TOC?

Al menos 1 en 200 niños y adolescentes en los Estados Unidos tiene TOC. Comprender el

especial impacto que tiene el trastorno en sus vidas es importante para ayudarlos a encontrar el tratamiento apropiado. Algunas cuestiones comunes del TOC en los niños y adolescentes son las siguientes:

Rutinas Interrumpidas: El TOC puede hacer la vida diaria muy difícil y estresante para los niños y adolescentes. Por la mañana, sienten que deben hacer sus rituales correctamente, o de lo contrario el resto del día no saldrá bien. Por las noches, tienen que completar todos sus ritos compulsivos antes de dormirse. Algunos niños y adolescentes permanecen despiertos hasta muy tarde debido a su TOC, y están agotados al día siguiente.

Problemas en la Escuela: El TOC puede afectar las tareas, la atención durante las clases, y la asistencia escolar. Si esto sucede, usted debe ser un auxiliar para su niño. Es su derecho, bajo el Individuals with Disabilities Education Act (IDEA) solicitar a la escuela, los cambios que sean necesarios para ayudar a su niño a tener éxito.

Quejas Físicas: El estrés, la mala nutrición, y/o la falta de sueño pueden hacer que un niño se sienta físicamente enfermo.

Relaciones Sociales: El estrés de esconder los rituales de sus compañeros, el tiempo perdido con las obsesiones y compulsiones, y la manera en que reaccionen los amigos a su comportamiento TOC, puede afectar las amistades.

Problemas Con el Autoestima: Los niños y adolescentes tienen miedo de estar “locos” porque su pensamiento es diferente del de sus amigos y familia. Su autoestima puede estar afectada negativamente si el TOC les ha causado vergüenza o se han sentido “raros” o “fuera de control.”

Problemas Con el Manejo de Enojo: Esto sucede cuando los padres no están dispuestos (¡o no están capacitados!) para cumplir con las demandas del TOC del niño. Incluso cuando los padres implementan límites razonables, los niños y adolescentes con TOC pueden ponerse ansiosos y enojarse.

Problemas Adicionales de Salud Mental: Los niños y adolescentes que padecen TOC son más propensos a tener problemas adicionales de salud mental que los que no tienen este trastorno.

A veces estos otros trastornos pueden ser tratados con la misma medicación recetada para el TOC. Depresión, trastornos adicionales de ansiedad, y Trichotillomania pueden mejorar cuando el niño toma medicina anti-TOC. Por otro lado, el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (ADHD), trastornos de tics, y trastornos de comportamiento disruptivo usualmente requieren tratamientos adicionales, incluyendo medicación que no es específica para el TOC.

EL TRATAMIENTO DE TOC EN LOS JÓVENES [5]

La Terapia Cognitivo-Conductual (TCC)

Los expertos están de acuerdo en que la terapia cognitivo-conductual (TCC) es el tratamiento indicado para los jóvenes con TOC. Trabajando con un terapeuta calificado, los niños y adolescentes con TOC aprenden que ellos tienen el control, y no el TOC. Usando la estrategia de Exposición y Prevención de la Respuesta (EPR), los jóvenes pueden aprender cómo hacer lo opuesto de lo que dice el TOC, a través de confrontar sus miedos gradualmente con pequeños pasos (la exposición), sin ceder ante los rituales (la prevención de la respuesta). La EPR los ayuda a descubrir que sus miedos no se hacen realidad, y que se pueden acostumbrar a la sensación de temor, del mismo modo en que se acostumbran al agua fría de la piscina. Por ejemplo, un adolescente que toca las cosas en su habitación repetitivamente para prevenir la mala suerte, aprenderá a salir de la habitación sin tocar ni una sola cosa. Al principio podrá sentirse atemorizado al hacerlo, pero después de un rato, la ansiedad se le pasa a medida que se acostumbra. También descubre que nada malo pasa.

Quizás al principio, la EPR puede sonar espantosa para los niños y los adolescentes, y no se sienten listos para probarla. Es importante encontrar un terapeuta de TCC que tenga experiencia en el trabajo con jóvenes que padecen de TOC, y que pueda gradualmente alistarlos para la EPR haciéndola agradable para ellos. Cuando los jóvenes entienden cómo funciona la exposición y la habituación, podrán estar más dispuestos a tolerar la ansiedad inicial durante la EPR, porque saben que al principio aumenta, pero que luego va a pasar. Los padres también tienen que estar involucrados en el tratamiento, bajo la supervisión del terapeuta.

¿Cuándo debe ser considerado el uso de medicación para un niño con TOC?

La TCC y la medicación tratan efectivamente el TOC en niños y adolescentes. Su uso está apoyado por la guía de tratamiento de la American Psychiatric Association (APA) y la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (AACAP). Las medicinas solo se deben considerar cuando los síntomas de TOC son de moderados a severos.

¿Cuáles tipos de medicina ayudan al TOC en los niños?

Los antidepresivos usualmente son el primer tipo de medicina que probará el médico. Su médico referiría a estas medicinas como “Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina” (SSRI’s) o “Tricíclicos” (ADT): 

Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina” (ISRS):

  • Citalopram (Celexa®)
  • Escitalopram (Lexapro®)
  • Fluvoxamine (Prozac®)
  • Paroxetine (Paxil®)
  • Sertraline (Zoloft®)

Antidepresivos tricíclicos (ADT):

  • Clomipramine (Anafranil®)

¿La medicina curará el TOC en mi niño?

Las medicinas para el TOC controlan y disminuyen los síntomas, pero no “curan” el trastorno. El TOC es usualmente muy controlado cuando el tratamiento apropiado es cumplido. Los síntomas usualmente vuelven a aparecer cuando el niño deja de tomar la medicina.

¿Cuánto tiempo es necesario para que funcionen las medicinas?

Todas las medicinas del TOC funcionan lentamente. Es importante no dejar de tomar una medicina hasta que haya sido tomada durante 10 a 12 semanas, en la dosis adecuada. Las investigaciones han mostrado que la mayoría del TOC en los niños puede continuar por al menos un año después de comenzar con la medicación.

¿Están autorizadas estas medicinas para el uso en los niños?

Sólo cuatro medicinas para el TOC han sido autorizadas por la FDA (Administración de Alimentos y Drogas) para el uso en los niños: clomipramine (Anafranil), fluoxetine (Prozac), fluvoxamine (Luvox) y sertraline (Zoloft), pero los médicos pueden recetar cualquiera de las medicinas para el TOC a los niños si les parece necesario.

¿Qué dosis es necesario?

La mejor dosis de medicación para el TOC debe ser determinada individualmente. Los niños deben comenzar con una dosis más baja que los adolescentes. Pero los síntomas del TOC frecuentemente requieren el uso de una dosis más altas, como las requeridas para adultos.

Si el niño tiene dificultad en tragar las pastillas, versiones en líquido u otra alternativa pueden estar disponibles. Los rangos de dosis siguientes pueden ser necesarios:

  • Fluvoxamine (Luvox®): 50-300 mg/día
  • Fluoxetine (Prozac®): 10-80 mg/día
  • Sertraline (Zoloft®): 50-200 mg/día
  • Paroxetine (Paxil®): 10-60 mg/día
  • Citalopram (Celexa®): 10-60 mg/día
  • Escitalopram (Lexapro®): 10-20 mg/día
  • Clomipramine (Anafranil®): 50-200 mg/día

¿Cuál medicina se debe probar primero?

La respuesta a cada medicación varía en cada niño. No existen dos niños que respondan de la misma manera. En general, clomipramine (Anafranil®) usualmente no es el primero en ser recetado, por sus efectos secundarios.

Los factores que guían en la selección de la medicina incluyen:

  • una reacción positiva a una medicina de otros miembros de su familia
  • la presencia de otros trastornos
  • la posibilidad de efectos secundarios
  • precio y disponibilidad

¿Qué tanto ayudan estas medicinas?

En el estudio actual más grande de TOC en niños (POTS), la remisión (la ausencia de cualquier síntoma serio) ocurrió en 1 de cada 5 niños tratados con medicación y en más de la mitad de los que fueron tratados con medicación y terapia cognitivo-conductual (TCC). Además, muchos más de los niños mejoraron (pero no presentaron una remisión completa). Algunos pacientes no tendrán ninguna respuesta, y esto no significa que no funcionarán otras medicinas. 

¿Hay efectos secundarios?

Toda medicación conlleva la posibilidad de efectos secundarios, los cuales siempre deben ser sopesados con los beneficios. En general, las otras medicinas son más seguras que clomipramine (Anafranil®). Algunos efectos secundarios comunes son:

  • náusea
  • incapacidad de estar quieto
  • insomnio o somnolencia
  • una sensación de exceso de energía

Clomipramine (Anafranil®) también puede causar:

  • adormecimiento
  • boca seca
  • ritmo acelerado del corazón
  • problemas de concentración
  • problemas para orinar
  • aumento de peso

Para todos los antidepresivos en los niños y adolescentes, la FDA ha establecido “black box warnings” o “advertencias” de impulsos y pensamientos de suicidio asociados con estas medicinas. El periodo de más riesgo para eso es cuando se comienza o se aumenta la dosis de medicina. Sin embargo, un estudio reciente descubrió que no aumentaron los pensamientos y acciones suicidas en los grupos de TOC pediátrico estudiados.

¿Hay efectos secundarios permanentes?

Estas medicinas parecen ser muy seguras en el uso a largo plazo y los efectos secundarios desaparecen cuando se deja la medicación. No hay evidencia de que causen daño permanente al cuerpo.

¿Qué pasa si la primera medicina no funciona?

Es importante entender que si la primera medicina no mejora su TOC, se debe probar otra. Se deben probar varias medicinas si es necesario. Mucha gente tiene mejores resultados si la TCC es añadida al tratamiento. Si una medicina y el TCC no funcionan, combinar más de una medicina puede ser una opción también.

¿Mi niño tendrá que tomar estas medicinas para siempre?

Muchos médicos sugieren que el tratamiento de TOC debe continuar por al menos un año después de que los síntomas hayan terminado. Desafortunadamente, las medicinas del TOC no “curan” el trastorno. Cuando la medicina se deja de tomar, los síntomas regresan dentro de unas semanas o meses. Si regresan, la mayoría de los pacientes responderá bien después de comenzar con la medicación nuevamente. 

RECURSOS

Como Usar el Directorio de Recursos

La IOCDF tiene una lista de terapeutas, grupos de apoyo, clínicas, y programas de tratamiento.

Para usar el Directorio de Recursos:

  1. Ponga su sitio en el cuadro — puede usar su código postal, su ciudad y estado, o su ciudad y país en el cuadro.
  2. Asegúrese que todas las opciones en la segunda silla están marcadas.
  3. Haga clic en el botón que dice “Find.
  4. Verá una lista de filtros posibles — si necesita un terapeuta hispanohablante, haga clic en “Spanish” bajo el título “Other Languages.”
  5. Contacte a los terapeutas que permanecen en la lista como quiera.

Para acceder al Directorio de Recursos, haga clic aquí: https://iocdf.org/find-help/

Otros Recursos de Proveedores de Tratamiento e Información

Americans With Disabilities Act (El Acto de Americanos Discapacitados)

U.S. Department of Justice

Teléfono: (800) 514-0301

Sitio Web: http://www.justice.gov/crt/pagina-principal-de-la-seccion-de-derechos-en-razon-discapacidad

 

National Alliance on Mental Illness (La Alianza Nacional de Enfermedades Mentales)

Teléfono: (800) 950-6264

Sitio Web: http://espanol.nami.org/

 

National Institute of Mental Health (Instituto Nacional de Salud Mental)

Teléfono: (866) 615-6464

Sitio Web: http://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/spanish-listing.shtml

 

National Suicide Prevention Lifeline (Línea Directa Nacional Para La Prevención del Suicidio)

Teléfono: 1-888-628-9454

Sitio Web: http://www.suicidepreventionlifeline.org/gethelp/spanish.aspx

 

Needy Meds (Medicación Para Los Necesitados)

Sitio Web: http://www.needymeds.org/index_es.htm

 

OCD Challenge

Sitio Web: http://ocdchallenge.com/Inicio

 

Trichotillomania Learning Center (TLC) (Centro de Educación de Trichotillomania)

Teléfono: (831) 457-1004

Correo Electrónico: info@trich.org

Sitio Web: http://www.trich.org/treatment/Guiasparaeltratamiento.html

 

 


Sources:

  • [1] Reimpreso con el permiso de New Harbinger Publications, Inc. Es una adaptación del OC Checklist, que aparece en S. Wilhelm & G. S. Steketee’s, “Cognitive Therapy for Obsessive-Compulsive Disorder: A Guide for Professionals” (2006).
  • [2] Michael A. Jenike, MD,
    Profesor de la Psiquiatría, Harvard Medical School; Presidente del Consejo Científico, International OCD Foundation
  • [3] Barbara Livingston Van Noppen, PhD, Profesora, University of Southern California; Consejo Científico, International OCD Foundation
  • [4] Evelyn Stewart, MD
    Profesora de Psiquiatría, Harvard Medical School; Consejo Científico, International OCD Foundation
  • [5] Evelyn Stewart, MD
    Profesora de Psiquiatría, Harvard Medical School; Consejo Científico, International OCD Foundation; & Aureen Pinto Wagner, PhD
    Profesora Clínica de Neurología, University of Rochester; Consejo Científico, International OCD Foundation